Esxpectante para quienes recorren esta hermosa tierra,  es el Museo de Historia Natural de La Habana. Una prestigiosa instalación que enriquece sus salas constantemente, con la evidencia goelógica de la Isla. De modo que en sus salas se encuentra la historia evolutiva de esta “la tierra más hermosa…”. Desde un cráneo de Tyrannosauros Rex hasta las colecciones bibliográficas más completas de los estudios naturales.

Varias salas, que mantienen en tensión constante al espectador; con momentos para el aprendizaje y otros para la reflexión sobre nuestro surgimiento como especie. Entre las más concurridas sobresale en la planta baja la sala de paleontología; que refiere la Historia de La Tierra y La Vida. Allí se exponen piezas tan exquisitas como recientemente un fósil de perezoso gigante cubano, Megalocnus rodens.

Museo de Historia Natural de La Habana

Reptiles, aves y mamíferos disecados cuelgan de las paredes o se exhiben en las vitrinas; evidenciando los vertebrados e invertebrados de Cuba y del mundo. Sus áreas de estudio abarcan desde la colección más minuciosa de polímitas hasta cráneos de fósiles del Jurásico Medio.

La singularidad de la Planta Alta del Palacio de Historia Natural del Caribe atrae a cientos de científicos y estudiantes de todo el planeta. Quedan admirados por el árbol petrificado con millones de años, que representa las edades de estas tierras. Además yacen en esos recintos muestras marinas con variedad de moluscos, peces y dugones.

La Habana con sus hoteles 5 estrellas y confortables casas de alquiler, ofrece  una oportunidad al turista citadino, que puede disfrutar de esta instalación científica, entre otras maravillas de la ciudad más representativa de Cuba. Si en busca de tradición y naturaleza llega hasta la Isla, se recomienda una agenda de varios centros, entre los que no deben faltar el Museo de la Naturaleza, el de Bellas Artes o la Biblioteca Nacional “José Martí”.

Comentarios de Facebook
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *