Con un marcado estilo colonial, identifican a la ciudad oriental de Holguín una gran cantidad de parques y plazas; imán de indiscutible para el turismo de diferentes lugares del mundo. Y es que no solo constituyen una oportunidad de descanso en las horas de ocio de nativos, o visitantes de paso, también constituyen una fuente de inspiración y de aprendizaje sobre la arquitectura de los siglos XVII y XVIII en Cuba.

De gran belleza y amplitud resulta el Parque Calixto García. Este rinde tributo al Lugarteniente General de las tropas del Ejército Mambí, nacido en esta región, a quien también se le conoce por su participación en las guerras libertadoras de la nación durante el período colonial. En la provincia Holguín de la que es capital esta ciudad homónima existe un poblado que también se nombra Calixto García.

Parque Calixto García

Algunos otros de los parques de especial belleza resultan El Parque de las Flores, el Martí y el San José, los cuáles deben sus orígenes al sistema de plazas concebidas con el trazado de la urbe.  Igual sucede con el Parque Infantil y el San Isidoro, entre otros; pero cada uno con su toque singular. Incluso alejados del centro histórico, principalmente en Pueblo Nuevo, Vista Alegre y Peralta, se ubican otro tanto de parques holguineros.

El Parque de las Flores

Pero lo que sí unifica a cada una de estas plazas es el detalle de varios niveles de escalones para acceder a ellos. Esto se debe a que la ciudad era víctima de inundaciones durante las primaveras de hace una buena cantidad de años, y como alternativa, se decidió convertir a sus parques y otras edificaciones en proyectos elevados por sobre las calles.

El casco histórico de Holguín ofrece otros atractivos a los turistas muy cerca del Calixto García, desde donde se puede admirar una casona antigua conocida como: La Periquera.  Esta perteneció al español Don Francisco Rondán, pero también fue durante siglo y mmás, la residencia oficial del gobierno holguinero. Por su parte el antiguo Ayuntamiento, debe su nombre al pintoresco uniforme de los soldados españoles a cargo de su seguridad. Acompañan al edificio más emblemático de la ciudad, la Biblioteca Provincial Alex Urqiola, las galerías Moncada y Bayado, el Guiñol (teatro para niños), la Casa de la Trova, el cine Martí, y el Museo de Ciencias Naturales.

Si una verdadera aventura significa recorrer esta ciudad, igual de interesante es observarla desde lejos. Esto es posible por el mirador de la Cruz de Mayo, un sitio de singular belleza desde donde se puede observar una porción interesante de esta provincia, que se encuentra específicamente al noroeste de la región oriental de Cuba.

Comentarios de Facebook
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *